en Casa Santa Marta

El Papa llamó a acusarnos a nosotros mismos y no a los demás

La salvación de Jesús no es "cosmética" sino que transforma. Para hacerle lugar es necesario reconocerse pecadores y acusarse a sí mismo, no a los demás. El Papa habló de ello esta mañana en la Misa en la Casa Santa Marta.

6 SEPTIEMBRE 2018

Hay que reconocerse pecador: sin aprender a acusarse, no se puede caminar en la vida cristiana. Es el corazón del mensaje del Papa Francisco expresado hoy en la homilía de la Misa en Casa Santa Marta. Las celebraciones eucarísticas matutinas en la capilla de Santa Marta se reanudaron el lunes después de las vacaciones de verano. La reflexión de Francisco hoy se desarrolla a partir del Evangelio hodierno de Lucas (Lc 5, 1-11), en el que Jesús pide a Pedro subir a la barca y, después de predicar, le invita a echar las redes y se realiza una pesca milagrosa.

Un episodio que nos recuerda la otra pesca milagrosa, aquella sucedida después de la Resurrección, cuando Jesús pregunta a los discípulos si tenían algo de comer. En ambos casos - observa el Papa - "hay una unción de Pedro": primero como pescador de hombres, luego como pastor. Jesús entonces cambia su nombre de Simón a Pedro y de "buen israelita" Pedro sabía que un cambio de nombre significaba un cambio de misión. Pedro "se sentía orgulloso porque realmente amaba a Jesús" y esta pesca milagrosa representa un paso adelante en su vida.

Imagen foto_00000001

Después de ver que las redes casi se rompían a causa del gran número de peces, se arrojó a las rodillas de Jesús y le dijo: "Señor, aléjate de mí porque soy un pecador".

Éste es el primer paso decisivo de Pedro en el camino del discipulado, como discípulo de Jesús, acusarse a sí mismo: "Yo soy un pecador". El primer paso de Pedro es éste y también es el primer paso de cada uno de nosotros, si se quiere entrar en la vida espiritual, en la vida de Jesús, servir a Jesús, seguir a Jesús, debe ser éste, acusarse a sí mismo: sin acusarse a sí mismo no se puede caminar en la vida cristiana.

Pero hay un riesgo. Todos "sabemos que somos pecadores" pero "no es fácil" acusarnos de ser concretamente pecadores. "Estamos tan acostumbrados a decir: "Soy un pecador" - observa el Papa - pero de la misma manera que decimos: “Soy humano” o “soy un ciudadano italiano”. Acusarse a sí mismo es más bien sentir la propia miseria: "sentirse miserable", “mísero”, ante el Señor. Se trata de sentir vergüenza. Y es algo que no se hace con palabras sino con el corazón, es decir, es una experiencia concreta como cuando Pedro le dice a Jesús que se aleje de él, pecador: "se sentía verdaderamente pecador" y luego se sintió salvado. La salvación que "Jesús nos trae" necesita esta confesión sincera porque "no es una cosa cosmética", que cambia un poco tu rostro con "dos pinceladas": transforma pero, para que entre, hay que hacerle lugar con la confesión sincera de tus pecados, para que experimentes la maravilla de Pedro.

A+ A- Imprimir artículo