Santo Padre les indica a los Jesuitas que sus preferencias apostólicas deben estar en armonía con las prioridades de la Iglesia

Promover el discernimiento y los ejercicios espirituales. Caminar con los excluidos. Acompañar a los jóvenes en su camino. Para cuidar de la casa común. Estas son las preferencias apostólicas universales de la Compañía de Jesús para la próxima década 2019-2029

19 FEBRERO 2019

Las preferencias apostólicas universales elegidas "están en sintonía con las prioridades apostólicas actuales de la Iglesia expresadas a través del magisterio ordinario del Papa, de los Sínodos y de las Conferencias Episcopales, especialmente de la exhortación Evangelii Gaudium". Esto es lo que el Papa Francisco enfatiza en una carta dirigida al Padre Arturo Sosa,  Prepósito General de la Compañía de Jesús. Lo que se emprendió, añade el Pontífice, fue un "discernimiento dinámico", no un proceso de "biblioteca o laboratorio". La primera preferencia, escribe el Papa en su carta, es fundamental porque presupone como "condición primera la relación del jesuita con el Señor, la vida personal y comunitaria de oración y discernimiento". (Escuche la entrevista con el Padre Arturo Sosa)

Las preferencias apostólicas son el resultado de un proceso de discernimiento que duró casi dos años. Representan "cuatro áreas vitales" para el mundo de hoy. Como recordó recientemente el P. Sosa, inspiran a los jesuitas "en su discernimiento y planificación apostólica". Son puntos de referencia, horizontes y orientaciones para toda la Sociedad. Destacan cómo los jesuitas pueden "utilizar mejor los medios de que disponen para servir a la misión reconciliadora de Cristo en el mundo". Son la respuesta de la Sociedad a las necesidades de la Iglesia. En una sociedad marcada por cambios profundos, las preferencias se establecen "a través del análisis sociopolítico, la reflexión teológica y pastoral y el discernimiento". Para los próximos 10 años, se han elegido 4 preferencias, confirmadas por el Papa Francisco.

Imagen foto_00000001

El discernimiento, dijo el Padre Sosa en los últimos días ilustrando las 4 preferencias apostólicas, es una necesidad para la Iglesia. Los ejercicios espirituales, añadió, son un camino preferencial para los jesuitas.

Por medio del discernimiento, nos ponemos en contacto con nuestro ser más profundo,  es el espacio donde Dios nos habla. El discernimiento no solo es necesario cuando se deben resolver problemas serios, es un instrumento de lucha para seguir mejor al Señor día a día y hora a hora.

Caminar con los descartados, dijo el Padre Sosa, significa acercarse al mundo de los pobres, ir a los suburbios, ir al encuentro de la gente. "Queremos tomar un camino, añadió, para promover la justicia social. "Queremos promover el cambio en las estructuras económicas, políticas y sociales que causan injusticia. "Queremos eliminar el flagelo del abuso de la vida de la Iglesia y de la sociedad. Un drama, recordó el Padre Sosa, que se declina en varias formas, incluyendo el abuso sexual y el abuso de poder.

Caminar con los jóvenes también significa mirar el mundo desde su perspectiva. Los jóvenes, subrayó el preboste general de los jesuitas, pueden ayudar a comprender los cambios en la sociedad, a comprender el sentido de una nueva cultura. Por lo tanto, debemos "abrir espacios para los jóvenes, para su creatividad". El Padre Sosa también indicó otra prioridad: debemos aprender de los jóvenes.

A+ A- Imprimir artículo