En Concepción destacaron la realización de misiones de verano

El Departamento de Misiones, organizó la celebración de envío de los misioneros, con una Misa en la parroquia Del Sagrario y que presidió el presbítero Mauricio Aguayo, Vicario de Pastoral.

19 FEBRERO 2019

Con un sólido y fuerte sentimiento de Iglesia Misionera e Iglesia en Salida, se desarrollaron las Misiones de verano, en distintos puntos de la Arquidiócesis de Concepción.

El Departamento de Misiones, coordinado por la religiosa, hermana Rosa Elisa Agudelo, de nacionalidad colombiana, que ya lleva cuatro años de servicio en la diócesis y actualmente radicada en Curanilahue, organizó la celebración de envío de los misioneros, con una Misa en la parroquia Del Sagrario y que presidió el presbítero Mauricio Aguayo, Vicario de Pastoral.

En su homilía, el padre Mauricio animó a los representantes de grupos misioneros juveniles, tanto de colegios, como de parroquias, universidades y centros de educación superior, a vivir una experiencia  distinta, a raíz de la situación que se vive en la Iglesia. En tal sentido, recordó el llamado del Papa Francisco a la Iglesia que peregrina en Chile. Habló de un nuevo paradigma y nuevos desafíos. “Hay una nueva referencia y el desafío es que todos tenemos que misionar para compartir la experiencia de fe, sin embargo, algunos se esfuerzan por mostrar la experiencia de Jesús, con su talento, voluntad y servicio”, precisó.

Imagen foto_00000001

Los instó a sentirse seguros que el Señor les da una gran fortaleza. “Debemos sentirnos benditos que el Señor nos envía a misionar, porque  irá delante de ustedes, siempre Jesús irá delante de ustedes. No teman, por el contrario, todo lo que desean vivir, compartir la experiencia de fe y su  presencia,  los reanimará”, afirmó.

La Hna. Rosa Elisa dijo, por su parte, que los misioneros fueron preparados integralmente y que uno de los elementos centrales fue la oración. “Debemos sentirnos verdaderamente misioneros de la oración, porque en la oración alimentamos nuestra vida”, indicó, añadiendo que “el Papa Francisco nos ha llamado a ser una Iglesia misionera y en salida y tenemos que salir para darnos e ir a las periferias y dar nuestra verdadera respuesta. Los jóvenes son la gran esperanza de la Iglesia y del mundo”. La religiosa apuntó, además, que junto con la oración los misioneros van preparados para la acción social. “La oración nos lleva a la acción”, subrayó.

A+ A- Imprimir artículo